logo
Agencia de publicidad donde la imaginacion es el poder de hacer posible lo imposible.
Gran Via, 16-20 · 5ªplanta
08902 L'Hospitalet de Llobregat
Barcelona
T +34 932 419 150
info@saatchi.es
Siguenos

¿Podrán los robots hacer anuncios?

Por Miguel Ángel Furones, Country Chairman de Publicis Communications España.

Reconozco que una pregunta cómo esta puede inducir a una sonrisa escéptica. ¿Cómo va a crearse un robot capaz de hacer creatividad, es decir, susceptible de generar disrupciones mentales que nos muestren la realidad de una forma nueva e imprevisible? Funcione como funcione el robot más avanzado, provisto de la inteligencia artificial más sofisticada, al final su mecanismo estará basado en una serie de algoritmos. Y los algoritmos, ya se sabe, son procesos matemáticos incapaces de imaginar ficciones.

¿Seguro?

Antes de responder, recordemos lo que en realidad es un algoritmo. Nohal Harari lo define como “un conjunto metódico de pasos que pueden emplearse para hacer cálculos, resolver problemas y alcanzar decisiones”. Y ahora veamos cómo funciona el trabajo creativo.

Cuando recibimos un briefing la mente trabaja exactamente así. Comienza a realizar una serie de pasos en los que el método consiste en desechar todas aquellas soluciones que, pese a parecer inicialmente novedosas, no responden a los objetivos marcados.

No olvidemos que en publicidad, la creatividad es eso: el arte de escaparse del briefing sin salirse de él. Y la única forma de conseguirlo es a través de un ejercicio que, ya sea de introspección personal o mediante técnicas de brainstorming, en ningún momento deja de efectuar cálculos, abordar problemas y tomar decisiones.

Puede aducirse que esto deja de lado un aspecto fundamental que es la inspiración. Pero ya lo dijo Picasso: “la inspiración existe, pero te ha de pillar trabajando”. Los algoritmos no dejan de trabajar y en el futuro serán capaces de generar analogías, paradojas o contradicciones capaces de mostrarnos realidades alternativas. Es decir, ficciones.

No olvidemos que nosotros también funcionamos con algoritmos. Solo que, como también dice Nohal Harai: “los algoritmos que controlan a los humanos operan mediante sensaciones, emociones y pensamientos”, Aspectos todo ellos que en el futuro serán reproducibles mediante inteligencia artificial.

A estas alturas ya existe un software capaz de componer música para una película “leyendo” las imágenes de la misma y sin intervención alguna del ser humano. Trasladar esta habilidad creativa a otros campos no resulta impensable.

Conste que no estoy reivindicando la desaparición de un trabajo que llevo realizando con placer toda mi vida. Tan solo quiero señalar que el futuro es apasionante y que nuestro papel como especie en el mismo se irá alterando conforme vayamos creando nuevos escenarios. Escenarios que transformarán la realidad hasta unos niveles que, ahora mismo, ni los robots ni nosotros somos capaces de imaginar.