logo
Agencia de publicidad donde la imaginacion es el poder de hacer posible lo imposible.
Gran Via, 16-20 · 5ªplanta
08902 L'Hospitalet de Llobregat
Barcelona
T +34 932 419 150
info@saatchi.es
Siguenos

La conciliación no tiene sexo ¿O sí?

Por Mar Guerrero, Directora Creativa Ejecutiva

Casi un mes después de la celebración del Día Internacional de la Mujer, con algo de perspectiva y tras ser impactada con múltiples reivindicaciones, manifiestos y acciones solidarias me planteo ¿qué carta a los Reyes Magos escribiría para pedirles mayor facilidad de conciliar la vida laboral con la personal?

Como mujer publicitaria cuya carrera se ha desarrollado siempre en agencias, creo que la dirección de la compañía tiene mucho que ver en la consecución de un adecuado clima laboral para tal fin.

Empezaría por Señor Director…, aunque sé que tendría más posibilidades si empezara por Señora Directora… Seguiría con ¿Ha pensado usted cuántas horas semanales pasa con sus hijos, acude al gimnasio o se dedica a cocinar, pintar o tocar un instrumento? La experiencia personal de quién está al frente de una organización puede marcar de forma definitiva la línea a seguir. Por lo tanto, pediría un directivo que valore la dimensión humana de sus colaboradores como fuente de inspiración y equilibrio en beneficio del compromiso de éstos con la empresa; que respete la diversidad a través de ofrecer opciones que contenten al mayor número posible de trabajadores; que se sepa organizar para poder disfrutar al igual del trabajo y de la vida fuera de la oficina; que fomente la cultura del trabajo en equipo como medio de cohesión y eficacia.

Con este terreno bien abonado, pediría que creciera la flexibilidad horaria, para adaptarla tanto a quién quiera salir a correr por las mañanas como a quién prefiera recoger a los niños del colegio por las tardes. Que brotara la igualdad de oportunidades basada en la capacidad profesional. Que nacieran iniciativas como trabajar algún día desde casa, cambiar los días trabajados de más por días de vacaciones y permitir ajustes en la jornada laboral según las necesidades puntuales de cada persona.

Habrá quien piense que todo esto es una utopía, y más trabajando en una agencia de publicidad donde los horarios tienden a alargarse, las reuniones se convocan a horas intempestivas y se trabaja muchos fines de semana. En mi opinión, la clave está en el respeto. Respeto por parte de todos; del equipo humano hacia los objetivos de la empresa y de la dirección hacia el derecho de realización personal y profesional de los trabajadores.

Hoy, casi un mes después del Día Internacional de la Mujer, os confieso que no voy a escribir esa carta. Porque no la necesito. Porque tengo la gran suerte de trabajar en una empresa que, además de ser enormemente profesional, es respetuosa y ha fomentado medidas muy importantes para la conciliación. Ahora bien, también os confieso que, en el caso de escribirla, mi carta empezaría por: “Señora Directora…”