logo
Agencia de publicidad donde la imaginacion es el poder de hacer posible lo imposible.
Gran Via, 16-20 · 5ªplanta
08902 L'Hospitalet de Llobregat
Barcelona
T +34 932 419 150
info@saatchi.es
Siguenos

¿Qué fue primero, el huevo o la gallina?

Por Mar Guerrero, Directora Creativa Ejecutiva

¿El creativo, nace o se hace? Si una cosa es indudable es que nuestro cerebro es plástico; se modela y conforma en base a experiencias vividas, algunas de ellas desde edades muy tempranas. Hoy, día de Sant Jordi, queremos reflexionar sobre esas lecturas infantiles que nos impactaron porque despertaron en nosotros el hambre de la creatividad, porque fueron capaces de plantar en nuestro cerebro un germen que con los años ha crecido dando forma a nuestras mentes y orientándolas hacia lo que hoy somos.

Publicistas, comunicadores, estrategas y creativos. Hoy te sugerimos cuentos clásicos que dejaron huella en el equipo de Saatchi&Saatchi y que pueden servirte de inspiración si quieres estimular el pensamiento creativo.

En nuestra lista hay un claro ganador: Peter Pan y su mundo mágico de Nunca Jamás; una fábula desbordante de imaginación, una oda al atrevimiento, la irreverencia y la niñez eterna. Cuentos como Los tres cerditos, La llave de oro, Pinocho, Hansel y Gretel, La hormiga y la cigarra o La Cenicienta permanecen imborrables en nuestro recuerdo por relatar situaciones sorprendentes, a veces trágicas, otras ingeniosas, románticas o tiernas, que nos ayudaron a construir recursos que fueron la base de decisiones futuras.

La aventura en estado puro de Robinson Crussoe despertó en nosotros la capacidad de autonomía y las ganas de no rendirnos nunca. Personajes como Teo y En Patufet fueron nuestros más mejores amigos, con los que nos reímos, sufrimos y aprendimos que los únicos límites que existen son los que nos ponemos nosotros mismos. Vamos creciendo y aparece El Pequeño Príncipe, Momo, Charly y la fábrica de chocolate y con ellos viajamos a universos paralelos mientras ejercitamos el pensamiento lateral.

Llegan ahora los descubrimientos, pequeñas joyas de las que quizás nunca has oído hablar y que, ¿por qué no?, igual te compras para ti. Mireille l’Abeille, de Antoon Krings, para los más pitufos, y Cuentos en verso para niños perversos, de Roahl Dahl, para dar alas a los más transgresores.

Y como última recomendación, sé tú la mente creativa, tú que has leído estos y muchos más libros y que puedes explicar historias de verdad como si fueran el mejor de los cuentos, describiendo cómo Aguirre atravesó la jungla o Shackletton el hielo, transformando El mundo de Sofía en una novela de aventuras o creando nuevos e impensables argumentos como Caperucita roja y los tres cerditos, Los siete enanitos con botas o Blancanieves en Hamelin.